Notas Uncategorized

¿Qué es el CFT y por qué es importante mirarlo bien antes de sacar un préstamo?

A la hora de pedir un crédito, el Costo Financiero Total (CFT) es un factor clave para comparar las distintas ofertas de préstamos existentes en el mercado financiero. Te contamos qué se esconde detrás de estas 3 siglas que mucho vemos, pero a las que no solemos prestarles atención.

Si estás pensando en sacar un crédito, seguramente lo primero que harás es comparar las tasas de interés que ofrecen las distintas entidades bancarias, para así decidir cuál es la mejor opción que se adapta a tus necesidades.

Pero cuidado. Además de la tasa de interés y el monto a devolver, tenés que prestarle atención al Costo Financiero Total (CFT). Este número incluye, no sólo la tasa de interés, sino también a otros cargos y gastos asociados. Representa el costo real de tu préstamo. Es decir, lo que vas a terminar pagando por él.

¿Qué es el Costo Financiero Total (CFT)?

El CFT es el porcentaje final que vas a pagar como devolución del crédito que solicitaste. Puede aparecer indicado con o sin el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Si sos consumidor final, tendrás que pagar el IVA sobre los intereses abonados cada mes, lo que impactará en el valor de la cuota.

Algunas entidades lo detallan como Costo Financiero Total Efectivo Anual (CFTEA), que hace referencia al cálculo del CFT en un año.

Los bancos están obligados a informar este monto, ya que es el dato más certero y transparente con el que los clientes pueden realizar una comparación entre las distintas propuestas que tienen a su alcance. Así, deben exponer en sus sucursales pizarras con información sobre el CFT y las tasas de interés de las líneas de crédito que brindan.

¿Qué gastos incluye?

El CFT incluye la tasa de interés, pero también otros conceptos. En la Argentina, este costo está compuesto por:

  • La tasa de interés básica que determina la cuota a pagar. Puede ser fija, variable o mixta.
  • Gastos de evaluación de la persona que solicita el préstamo y de los solicitantes de las financiaciones.
  • Gastos de contratación de seguros (de vida y de incendio, entre otros), que son obligatorios.
  • Gastos de apertura y mantenimiento de la cuenta que se usará para el pago de las cuotas.
  • Gastos operativos.

Según el Banco Central de la República Argentina (BCRA), el CFT debe analizarse en profundidad en cada caso, porque hay factores que varían según la persona. Por ejemplo, la edad influye en el valor del seguro a pagar.

Te sugerimos que leas detenidamente los términos y condiciones antes de firmar cualquier cosa, ya que estos conceptos pueden modificarse sobre la marcha de acuerdo a los criterios establecidos en el contrato.

Otro aspecto a tener en cuenta: en toda documentación vinculada a la contratación de préstamos, el CFT se identifica con una tipografía 5 veces más grande a la que se usa para el resto de la información. De esta manera, a la hora de firmar, vas a encontrar con facilidad el CFT del crédito que estás sacando y asegurarte de su valor.

¿Por qué es importante conocer el CFT?

Es fundamental porque, como explicamos antes, es el mejor indicador del costo total que deberás afrontar al pedir cualquier tipo de crédito. Recordá que el CFT aumentará varios puntos porcentuales el costo final de tu préstamo.

Muchas personas basan sus decisiones teniendo en cuenta sólo la tasa de interés. Pero eso no dice demasiado. Un banco puede darte tasas de interés menores que otro, pero su CFT puede ser más alto.

Veamos un ejemplo, tomado del Portal del Cliente Bancario del BCRA. Se trata de un préstamo de $ 20.000 a 3 años de plazo (elegimos montos bajos para que sea más claro).

Diferencias entre dos entidades Banco A Banco B
Tasa de interés básica 11% 10%
Gastos de evaluación/otorgamiento Sin cargo $ 500 al otorgar el crédito
Gastos de mantenimiento de la cuenta Sin cargo $ 11 mensuales
Seguro de vida mensual sobre saldo de deuda 0,04% 0,09%
Costo de financiación total 12,10% 14,96%

A pesar de que la tasa de interés básica es menor en el banco B, el porcentaje total que se termina pagando es menor en el banco A.

Por qué sacar un préstamo con Agilis

Mientras que otras opciones del mercado local ofrecen cuotas más altas y períodos de tiempo menores, desde Agilis te brindamos una solución acorde a tus necesidades, con tasas más bajas y plazos más largos.

Veamos un ejemplo, basado en un préstamo de $ 2 millones a 10 años. En el caso de créditos obtenidos por medio de entidades bancarias o tarjetas de crédito, la cuota inicial estimada por cada $ 100.000 ronda en $ 12.500 (el CFT es del 150%). En tanto, otros préstamos personales que se pueden tramitar online ofrece una cuota de aproximadamente $ 41.600 (con un CFT del 410%). En cambio, desde Agilis te proponemos préstamos con garantía, ¡con una cuota cercana a $ 3.300 (y un CFT UVA + 43%).

Así que, de ahora en más, antes de ilusionarte con tasas de interés bajas, es clave que busques las siglas que realmente te brindarán la información que necesitás: CFT.

Dejá una respuesta